El verdadero amigo es como la sangre, que acude a la herida sin ser llamado.